Un total de 77 municipios reciben libros de los fondos de la Diputación

València, 6 abr (EFE).- La Diputación de Valencia, con el apoyo del área de Cultura y de la Institució Alfons el Magnànim, ha abierto su fondo editorial, con más de 7.000 libros, a las bibliotecas valencianas, una iniciativa a la que ya se han sumado 77 ayuntamientos.

Según ha informado en un comunicado el diputado de Cultura, Xavier Rius, este proyecto “recupera el sentido público de la cultura y refuerza las acciones de promoción lectora”.

A finales de 2017 el área de Cultura de la Diputación de Valencia ofreció a los municipios la posibilidad de acceder en el programa de distribución gratuita de los fondos bibliográficos de la institución, según ha informado la corporación provincial en un comunicado.

Se trata de un fondo que dispone de miles de libros de toda índole, y que por primera vez han sido catalogados y puestos al alcance de las bibliotecas con una aplicación informática específica.

A juicio de Rius, “no tenía mucho sentido tener miles de libros publicados a los largo de las últimas décadas y dejarlos envejecer en los almacenes como si fueran botellas de vino”.

El diputado ha incidido en que tanto este programa como las iniciativas para la promoción de la lectura y el mundo del libro tienen como objetivo “poner en primera línea lo que consideramos los fundamentos de la cultura: el libro y la lectura”.

En los últimos tres meses se han sumado a esta iniciativa 77 municipios, cerca del 28 % de todas las localidades de la provincia, han informado las mismas fuentes.

En total se han ofrecido 7.125 libros, con más de 200 títulos, y se han suministrado una media de un centenar de libros a cada biblioteca.

Los trabajos de catalogación continuarán en los próximos meses y han tenido el apoyo y la supervisión de la Institució Alfons el Magnànim, que es la unidad de la Diputación que cuenta con más libros publicados.

La corporación provincial está estudiando también la posibilidad de abrir el fondo en otras administraciones públicas o a bibliotecas privadas de entidades con un fuerte carácter social y cultural, una vez satisfechas las peticiones de los ayuntamientos. EFE.

Fuente: lavanguardia.com