Dispositivos cotidianos con altavoces serían potenciales armas sónicas, revela un estudio

Los alcances de los dispositivos que tenemos a nuestro alrededor siempre parecen mostrarse con caras distintas, revelando zonas oscuras de lo que parecería un objeto de consumo cotidiano. A diario estamos conectados a la red, y asimismo nuestros dispositivos lo han ido haciendo por un tiempo. Lo que llaman el Internet de las cosas es cada vez más tangible, y la experiencia de lo virtual ha invadido con creces nuestros espacios físicos, por ende, también haciéndose vulnerable para aquellos con intenciones diferentes al uso común de algun gadget.

Tal es lo que sucede con los dispositivos que usamos normalmente para reproducir audio, en nuestros teléfonos personales, o a través de altavoces, en redes WiFi y Bluetooth, pues resulta que, según reporta la BBC, un nuevo estudio ha arrojado un aviso importante: el peligro de que sean hackeados los altavoces para emitir sonidos perjudiciales para la salud, es cada vez más alto.

Según cuenta el reportaje, el investigador en seguridad Matt Wixey,  halló una serie de dispositivos que tienen poca protección para no ser convertidos en una suerte de arma sónica cibernética. Esto incluye ordenadores, teléfonos móviles, auriculares, parlantes inalámbricos, sistemas PA, o prácticamente todo aquello que tenga un altavoz y se conecte a la red.

En un estudio para su doctorado en seguridad informática, Wixey probó la idea de usar malware para manipular a distancia el volumen y reproducción de diversas frecuencias en dispositivos con altavoces, hallando la posibilidad de lograr diversos troyanos y virus que puedan emitir sonidos peligrosos por largos períodos de tiempo.

“Algunos ataques sacaron provecho de vulnerabilidades conocidas en un dispositivo en particular, lo que podría hacerse local o remotamente en algunos casos”, le comentó a la BBC. “Otros ataques requerirían proximidad o acceso físico al dispositivo.” También habla de un caso concreto de usar un programa que utilizó para escanear redes de Blueooth y WiFi para hallar altavoces vulnerables que estuviesen conectados en la misma zona, de los cuales pudo tomarse algunos para reproducir sonidos “maliciosos”, como tonos con frecuencias molestas o ruidos en alto volumen que pueden afectar radicalmente el oído. Incluso en una de las pruebas, la destrucción del altavoz de uno de los dispositivos.

Si bien no es un asunto alarmante en un futuro cercano, a medida que son cada día más los altavoces que aparecen en la red, se irá mostrando más sobre el peligro real de estos aparatos, y si de alguna manera las empresas deberán comprometerse a “blindarlos” de posibles ataques como los mencionados por Wixey, quien habla de malestar físico y desorientación resultantes de armas sónicas tanto a nivel individual como colectivo.

De hecho, el asunto de los ciberataques mediante el audio y el riesgo que representa estar expuestos a señales indeseadas emitidas por las llamadas armas sónicas, es no solo una preocupación del hábitat virtual, sino de aquel físico, en el que caminamos a diario. Por ejemplo, el año pasado, hubo gran revuelo por supuestos ataques sónicos en la embajada de EE.UU. en Cuba.

Por ahora quedará esperar a que se vayan cada día haciendo más sólidos los dispositivos, que probablemente estarán más y más conectados, en protocolos de transferencia que incluso aún ni conozcamos. En lo que respecta al estudio, Wixey planea dialogar con fabricantes y desarrolladores para seguir avanzando en su investigación y posibles métodos de protección que puedan incorporarse en dispositivos de audio.

Fuente: hispasonic.com






Calendario

septiembre 2019
L M X J V S D
« Ago    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30