Así funcionará el voto exterior del referéndum

No habrá un voto por correo habitual ni voto electrónico. El voto de los catalanes residentes en el extranjero ha sido un quebradero de cabeza para el Govern y para los electores que, en los últimos comicios autonómicos del 27S de 2015 tuvieron muchas dificultades para ejercerlo. En el caso del 1-O, el Ejecutivo catalán ha diseñado un procedimiento que prevé ser más seguro y a prueba de posibles intentos de boicot. En esta ocasión, la administración catalana hará llegar a los electores inscritos en el registro de catalanes en el exterior el material para votar que deberá ser enviado por correo a las delegaciones correspondientes de Catalunya en el exterior. Allí, los sobres quedarán custodiados hasta el momento de su recuento.

Según el decreto 140/2017, de 6 de septiembre, de normas complementarias para la realización del Referéndum de Autodeterminación de Catalunya, un catalán residente en el extranjero que quiera votar el 1-O debe tener la condición de elector, para lo cual debe estar inscrito en el registro de catalanes residentes en el exterior de la Generalidad de Catalunya, una vez inscrito, en el plazo de siete días desde anoche, fecha en la que se convocó el referéndum, recibirá una comunicación de la Administración electoral del Govern en virtud de la cual podrá solicitar ejercer el derecho de voto.

Los electores recibirán las instrucciones y la documentación para hacer efectivo su voto, que incluirá un documento de identificación personal del elector y la papeleta de voto

En dicha comunicación, los electores recibirán las instrucciones y la documentación para hacer efectivo su voto, que incluirá un documento de identificación personal del elector y la papeleta de voto. Una vez marcada la opción correspondiente en la papeleta esta se deberá incluir y cerrar en el sobre correspondiente y enviarse por correo postal a la dirección que se le haya asignado en la comunicación personal recibida junto con una fotocopia del documento de identificación (DNI o pasaporte).

Según el reglamento, el plazo para recibir la documentación y el voto en la dirección asignada finalizará el día 1 de octubre de 2017 a las 20:00 horas (hora catalana). De esta forma, los votos no serán remitidos a Catalunya sino que permanecerán en las delegaciones exteriores custodiados hasta el momento del recuento, que se iniciará el mismo día 1-O.

Sólo se aluce a “un procedimiento de custodia” que “incluirá mecanismos para garantizar la recepción y la custodia segura de los sobres hasta el momento de proceder al escrutinio

Las normas de custodia de los votos de los catalanes residentes en el exterior no son muy específicas ya que en el artículo 18 del decreto simplemente se aluce a “un procedimiento de custodia” que “incluirá mecanismos para garantizar la recepción y la custodia segura de los sobres hasta el momento de proceder al escrutinio, así como la elaboración de un acta que contendrá el número de cartas recibidas”.

El reglamento establece que el recuento se haga en las mesas electorales que se establezcan en las delegaciones de la Generalitat en el exterior asignadas, al único efecto de realizar el escrutinio de los votos recibidos”. Estas mesas estarán formadas por un presidente y dos vocales, y dos suplentes para cada uno de los miembros, nombrados por sorteo entre las personas inscritas en el censo residentes en la ciudad donde se encuentre ubicada la Delegación. La constitución de estas mesas se realizará a las 19:00 horas (hora catalana) del día 1 de octubre de 2017.

Fuente: lavanguardia.com