José Antonio Montesdeoca recopila el patrimonio cultural de la Corporación insular. El experto aborda en su libro el modelo de gestión de la Institución para la conservación.

El Cabildo de Tenerife presentó ayer el libro Entre siglos. Gestión del patrimonio cultural del Cabildo de Tenerife 1987-2015, obra de José Antonio Montesdeoca de la Cruz. Esta publicación aborda el modelo de gestión realizado en estos años por la Corporación insular en relación con la conservación del patrimonio histórico-artístico. El libro ha sido dado a conocer por el presidente de la Institución, Carlos Alonso, junto a la consejera insular de Patrimonio Histórico, Josefa Mesa, y el autor. El mandatario destacó durante el acto que se trata de un catálogo de obras del Cabildo y una referencia de actuaciones de la Administración, “que sale a la luz en un momento muy interesante en el que se ha generado un debate sobre la conservación del patrimonio, el papel de los museos o cómo se pueden utilizar en este ámbito diferentes instrumentos de planeamiento”.

Por su parte, Josefa Mesa se refirió al criterio que se ha seguido en el Cabildo “para formar las colecciones con la mayor representatividad posible y custodiar y difundir este patrimonio, en el que han jugado un papel fundamental las personas que trabajan en la institución insular “.

La publicación es una recopilación del trabajo realizado desde el área de Cultura y Patrimonio Histórico de la Corporación, que ha implantado un modelo de gestión cultural que sirve de ejemplo a otras administraciones públicas. Así, este libro aspira a convertirse en una valiosa herramienta de trabajo para poder conocer el vínculo entre la Institución insular y la riqueza artística de la Isla.

El libro de Montesdeoca repasa la historia de Tenerife y de toda la riqueza cultural y patrimonial que han legado los artistas locales, un documento que demuestra la importancia que otorga la Corporación a la herencia artística, según destaca esta a través de una nota.

Durante el último cuarto del siglo XX y la primera década del XXI, el Cabildo ha experimentado años de organización, planificación y expansión en lo que se refiere a asuntos relacionados con el arte, tanto en el ámbito del patrimonio histórico-artístico como en la creación de museos y en el incremento de los fondos artísticos propios de la Corporación. En este sentido, el criterio que se ha asumido es el de formar colecciones con la mayor representatividad posible de los artistas locales, su custodia y su difusión.

Esta estrategia ha llevado al Cabildo a desarrollar un modelo de gestión para conservar la herencia artística insular, que se ha seguido incluso en épocas donde las posibilidades presupuestarias no han sido las mejores. Centros como el Museo de Historia y Antropología de Tenerife o TEA Tenerife Espacio de las Artes se han convertido, según la Institución, en espacios culturales indispensables para apreciar aspectos estéticos e históricos.

Fuente: laopinion.es